Seleccionar página

SÓLO DIOS

4 mayo 2021

A menudo tengo la oportunidad de compartir con colegas de profesión. Es siempre enriquecedor, aunque a veces lo peor que le puede pasar a un periodista es caer en manos de otros periodistas.

A los periodistas nos gusta tener el privilegio de contemplar, de saber y contar cosas, a veces, incluso de ver, demasiadas cosas. A diferencia de lo que muchos piensan, el periodismo te convierte en un espectador al que le toca sufrir en muchas circunstancias y hay quien piensa que nos volvemos insensibles. Lejos de esto, la mayoría sabemos lo que es el sufrimiento humano, sabemos de nuestra incultura ante un mundo tan amplio e ilimitado.

De aquí que, compartiendo, sabes por lo que has visto y oído que hay vidas duras, llenas de sufrimiento, de tristeza en el alma, de profunda angustia, y más en los tiempos que corren. Hablamos de cómo muchos luchan por sobrevivir y sonríen y ríen desde el corazón, no por lo que tienen o dejan de tener, sino por la paz del alma y su amor a Dios. Y a veces hay quien se hunde por sandeces y pequeñeces.

Gente que lo ha perdido todo; un hijo enganchado a la droga; jóvenes que han quedado huérfanos; otros que luchan contra una enfermedad incurable… miles de situaciones que casi dirías que son inaguantables. Pero la gente aguanta, sin fe o con fe, y nosotros a veces, los cristianos, nos quejamos de bien poco y la gente lucha admirablemente.

Para mí es más fácil sobrellevarlo todo con fe y esperanza, de eso estoy convencida, aunque a veces también cuesta comprender los caminos de Dios.

Por otro lado, también me gustaría convencerme de que hay cosas relativas, de que vivir con alegría y dar gracias a Dios de lo que tenemos es mejor que pasarse el día quejándonos. Aferrarse a lo esencial, para mí SÓLO DIOS.

Sor Gemma Morató i Sendra

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

MAGICAL MISTERY TOUR

MAGICAL MISTERY TOUR

Viaje mágico y misterioso Nunca, nunca, han pasado tantas cosas como en 1968. Te las quiero soltar aquí en la cabeza,...

La casa Moretta

La casa Moretta

Un refugio para el invierno Era yo un caserón vetusto y antiguo. Nueve amplias habitaciones formaban mi planta baja....