Seleccionar página

Sevilla se prepara para la emisión de votos perpetuos de tres jóvenes salesianos

14 junio 2021

La Basílica de María Auxiliadora de la Santísima Trinidad de Sevilla acogerá el próximo 19 de junio, a partir de las 18:00, la emisión de votos perpetuos de José Isrrael Hernández Balboza, Norbert Mamba Kabongo y Pedro Ignacio Porto Valero. Esta celebración se enmarca en la recta final del curso en la que hasta 16 jóvenes salesianos formados en España darán un paso crucial en su vida religiosa. En total las Inspectoría Salesianas celebrarán dos ordenaciones sacerdotales, tres ordenaciones diaconales y 11 profesiones perpetuas. La ceremonia se podrá seguir en directo desde el canal de YouTube de los Salesianos en España.

Isrrael José Hernández es originario de Venezuela. Realizó la filosofía en Los Teques, Venezuela. Después vino a España como misionero ad uitam y realizó su etapa de tirocinio en la Casa de Martí Codolar, Barcelona. Actualmente se encuentra cursando los estudios de teología en Madrid, y realiza su labor pastoral en los pisos de Casa Garrelli, que la Fundación Pinardi tiene en Madrid.

Norbert Mamba es de la República Democrática del Congo. Realizó el preaspirantado y aspirantado en Mbujimayi (su ciudad natal), pre-noviciado, noviciado y post-noviciado en Lubumbashi. Llegó a España en diciembre de 2017 como misionero ad uitam. Después de haber pasado casi un año en Campello y dos en AIcoy como tirocinante, está ahora en el teologado de Madrid donde, a parte de llevar adelante sus estudios en teología, desarrolla su labor pastoral en Parla.

Pedro Ignacio Porto es natural de Pozoblanco (Córdoba). Hizo el prenoviciado en la Escuela Hogar de Antequera. Realizó el noviciado en la casa Salesiana de Genzano di Roma (Italia). Posteriormente realizó los estudios de Filosofía y Magisterio en Granada “Virgen de las Nieves”. La experiencia del tirocinio la realizó en la Escuela Hogar de San José del Valle y en Salesianos Trinidad. Actualmente está realizando los estudios de Teología en Madrid Atocha, donde realiza también su labor pastoral.

La profesión perpetua es decirle que sí al Señor para siempre. La profesión es el acto por el que estos jóvenes se comprometen con Dios a vivir conforme a la vocación a la que les llama: ser salesiano. En una eucaristía, rezando una fórmula para ello, el salesiano promete vivir en comunidad, ser obediente, pobre y casto, y dedicarse por entero a los jóvenes. Esto se hace primero temporalmente y después de un tiempo para toda la vida. Esa es la profesión perpetua. Es el momento en que te comprometes con Dios para siempre y por eso es uno de los momentos más importantes de la vida de un salesiano.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…